Cultiva tu huerto urbano

Cultiva tu huerto urbano » Videos para principiantes en el huerto urbano

,
0

video-huerto-urbano

¡Hola a todos!

No estaba muerta, ni de parranda… estoy trabajando mucho estos días y por eso el blog se resiente.
Hoy quería traeros precisamente parte del fruto de ese trabajo, una recopilacion de los videos que hemos creado para Planeta Huerto, y de los que me siento muy orgullosa. Se trata de dos series, que han titulado “Pon un huerto en tu vida” y “El huerto en un minuto” y de los que ya habéis visto alguna muestra aquí en el blog.

Peeeero, todos sabemos que esta es la época del año en la que más personas se plantean empezar a cultivar su propio huerto. Y por ello me ha parecido buena idea recopilarlos todos aquí, en una entrada que seguramente editaré en unos días para acabar de añadir los videos que falta publicar aún.

Espero que os sean de utilidad y recordad, que aunque el blog esté algo parado, yo sigo en marcha, y podéis seguirme y contactarme para o que queráis en Facebook, Twitter e Instagram. ¡Feliz cosecha!

Videos de huerto urbano para principiantes: Pon un huerto en tu vida

El huerto en un minuto: hortalizas que se pueden cultivar durante todo el año

El huerto en un minuto: hortalizas de verano

El huerto en un minuto: hortalizas de invierno

Espero que estos videos os resulten útiles porque los he creado con mucho cariño, intentando que las explicaciones fueran lo más sencillas posible. Me encantará leer vuestros comentarios y saber qué tal ha sido la experiencia.

Aprovecho para agradecer a Planeta Huerto su confianza porque además, me he divertido mucho preparándolos, grabándolos y editándolos. Quedan aún unos pocos por publicar que añadiré según los vayan subiendo a su canal de YouTube.

¡Seguimos cultivando!

,
4

¡Por fin es Marzo! Me encanta este mes y todo el ajetreo que conlleva: planificación y siembra de semillas, cuidados de mami primeriza, sobres y sellos para intercambios de última hora… ¿habrá alguien a quien no le guste este meneíllo?

Son muchas las hortalizas que podemos sembrar en estos momentos y como digo siempre, este es el momento de sembrar lo que será la fiesta del huerto:

sembrar-plantar-huerto-marzo-huerta

Algunos consejos para vuestros semilleros

  • Si vuestra zona es cálida o disponéis de algún sistema para mantener los semilleros calentitos y protegidos, podremos empezar a sembrar la mayoría de las especies hortícolas de verano. En caso contrario, esperad hasta que el tiempo mejore, no queda otra.
  • Es buena idea empezar a proveernos de garrafas de agua vacías que podremos reutilizar como invernaderos provisionales si existe riesgo de heladas. (Ya sabéis lo que es eso… visitar el contenedor amarillo armados de un gancho).
  • Si ya empezamos los semilleros el mes pasado, que no se os olvide ponerlos a pleno sol durante el día. Las plantas lo agradecerán y evitaréis que se ahílen.
  • Por la noche (eso sí), es recomendable entrarlos dentro de casa para protegerlos de las bajas temperaturas exteriores. Tengo una alarma en el móvil para ello, porque el año pasado me levanté a medianoche más de una vez porque se me habían olvidado en el balcón.

No olvidéis sembrar flores

  • No olvidéis preparar semilleros también de las flores que nos ayudan en el huerto: tajetes, capuchinas y caléndulas entre otras.
    Los macetohuerteros sufrimos de falta de insectos polinizadores, y por ello deberíamos tratar de atraerlos.

  • Los tajetes pueden atraer mariquitas, grandes depredadoras de pulgón. También nos servirán como indicativo de algunas plagas (como la araña roja, que en mi caso siempre los prefiere antes de instalarse en mis tomateras).
  • La capuchina aleja muchos insectos como la mosca blanca y el pulgón. La caléndula atrae muchos polinizadores, como abejas y avispas. Sus flores, aunque ligeramente picantes son comestibles y sus pétalos adornan cualquier ensalada. Y bueno, si queréis empezar a elaborar jabones o cremas, son ideales por sus propiedades.

    tajetes-atrae-polinizadores

Guisantes, ajos tiernos, patatas y zanahorias en Marzo

  • Si estáis cultivando guisantes, necesitaréis tutores o espalderas para que puedan trepar con sus zarcillos. No los dejéis arrastrando por el suelo porque si vienen lluvias seguro que cogen hongos (a mi siempre me ocurre!)
  • ¿Sembrasteis ajos antes de fin de año? Pues ya deberían tener un tamaño apto para consumirlos como ajetes o ajos tiernos. Podemos dejarlos crecer un poco más si nos parece que están muy finos o hasta el verano si lo que queremos es conseguir cabezas de ajo.
    Personalmente, los siembro para ajetes porque la espera hasta junio se me hace eterna y los resultados tampoco han sido precisamente satisfactorios. Es una elección personal relacionada con la productividad del cultivo y el aprovechamiento del espacio, quizá experimentando podréis sacar vuestras propias conclusiones.
  • Es buena época para sembrar zanahorias y para ello debemos preparar un sustrato MUY esponjoso. Tengo amigos con huerto en tierra que se quejan de que es una hortaliza que se les resiste, y a menudo es porque su tierra es muy arcillosa y tiende a compactarse.
    Independientemente de si estamos cultivando en macetas o en el suelo, conseguir un sustrato muy ligero depende de los materiales que utilicemos. Como diría aquél, “perlita 4ever” y un buen labrado nos ayudarán mucho.
    De hecho, siempre deberíamos tratar de que el sustrato esté blando y por ello es tan importante no pisar el suelo del huerto para evitar la compactación. ¡Macetohuerteros del mundo! Recordadlo cuando visitéis algún huerto si no queréis que su dueño os mire malamente.

patatas-consejo-siembra

En algunas zonas también pueden empezar a cultivarse patatas. ¡Es divertido! Recordad poner los brotes mirando hacia el cielo y no hacia abajo, ya que de cada brote aparecen raíces y tallos a la vez. Parecen raíces pero no, son brotes con raíces en la base. Observadlos atentamente y lo veréis.

Y acabo con los rosales, que en mi caso están llenos de nuevos brotes que empezarán a dar flores en unas semanas. En mi zona suele llover abundantemente en esta época y por ello me obligo a protegerlos del oídio mediante aplicaciones regulares de azufre en polvo. Suelo programarlas cada quince días si el tiempo es seco, y la repito si ha llovido, especialmente en cuanto vuelve a brillar el sol.

¿Cómo se presenta vuestro mes de marzo? Me encantará leerlo en los comentarios.
¡Saludos!

,
11

precio-verduras-subeNo es muy habitual que las hortalizas ocupen la primera página de los periódicos, pero estos días están acaparando tantas portadas como exclamaciones airadas del que alucina en la frutería cuando vé que los calabacines andan a 5 euros el kg.

¿El motivo? Bien siemple: las bajas temperaturas han afectado la producción de determinadas verduras que han visto como su precio se disparaba. La ley de la oferta y la demanda, ¿no?

¿Qué verduras han subido de precio?

Pues parece que son los calabacines, las berenjenas y las judías. ¿Os parece normal?
Ojo, que es una pregunta con trampa. A mi si, me parece lo más normal del mundo, porque no son hortalizas de temporada. Y me explicaré, porque creo que aparte de compartir experiencias sobre cómo cultivar hortalizas en macetas, hay que comentar esta noticia desde el sentido común.

Veamos:  lo primero que aprendí cuando empecé el macetohuerto es que no puedes sembrar lo que quieres cuando tú quieres. Hay que seguir un calendario que nos indica qué es mejor para cada época del año. Si los tomates necesitan calor, hay que cultivarlos en verano, porque en invierno (evidentemente), no producirán igual.

Por eso, como hortelana, no me sorprende que los calabacines, las berenjenas o las judías, estén carísimos en el mercado. No son hortalizas propias del invierno, sino del verano. Y si las encontramos en los comercios es porque hay quien las cultiva bajo invernadero para poder ofrecerlas a sus clientes durante todo el año.

¿Porqué consumir productos de temporada?

Vaya por delante mi respeto hacia la libertad de cada uno de comer lo que quiera y cuando quiera. Pero eso no quita que como consumidores sepamos qué se está cultivando en los huertos de manera natural o no forzada mediante un invernadero.

De los huertos en estos momentos, no salen tomates, ni pimientos, ni berenjenas, ni pepinos, sino habas, guisantes, coles y coliflores, alcachofas, lechugas, acelgas y espinacas entre otros.

Con las frutas pasa lo mismo: ahora es época de cítricos, pero no de melocotones, melones y sandías que aún y así, encontramos en cualquier tienda. Cuando éramos pequeños, solo los comíamos en verano, ¿lo recordáis?

¿Porqué ahora encontramos de todo durante todo el año? ¡Por la globalización! ¿Que el cliente pide tomates cuando hace frío? Pues veamos cómo podemos hacer para ofrecérselos aunque sean insípidos y parezcan pelotas de tenis. Eso si: que sean perfectos de aspecto, del sabor ya nos preocuparemos cuando llegue el momento.

No sé vosotros, pero yo he renunciado a comer tomates o calabacines cuando se acaban en mi huerto. Bueno, os miento si digo eso. Digamos que los únicos tomates que compro fuera de temporada son los tomates de colgar, porque no puedo pasar sin mi pan con tomate y un buen chorretón de aceite. Igual que no busco fresas en noviembre ni determinadas setas en julio.

Ayer mismo, oía a dos de mis vecinas hablando de ello. Una se quejaba de que “al final había hecho tortilla de alcachofa porque los calabacines iban a precio de oro”. ¡Pero si eso es precisamente lo que hay que hacer en febrero! Preparar la tortilla “con lo que toca”.

En fin…

 

El precio de las verduras en Twitter

Sin duda, mi red social favorita es Twitter, y allí es donde @fitoralia compartió lo que él tituló “Calabacines en la nieve. El hilo”. (Gracias, Àngel!)

Os dejo pues, con el comentario de @hec_toret, un agricultor de Villarreal que (creo), lo deja todo más que claro y además, abre la caja de Pandora. Seguimos más abajo.

Hasta aquí mi comentario, queja o reflexión. Bueno, no del todo. Me gustaría añadir que la mayoría de artículos que he leído se hacían eco de la subida del precio de estas verduras y de cómo afecta a la cesta de la compra. Pero ninguno menciona la realidad: que estas verduras están fuera de temporada y que (a riesgo de que se me acuse de talibán por lo que voy a decir), no deberían encontrarse en las tiendas por ese preciso motivo.
Ala, ya lo he dicho.

,
2

plantel-de-cebolla

Enero es un mes raruno en el huerto. Básicamente porque hace frío, y no apetece salir a no ser que realmente haya que trabajar en él.
Pero dentro de casa, las cosas son distintas. Y es que tradicionalmente, es un momento perfecto para empezar a programar lo que será la temporada de primavera y verano.

Si, eso del huerto es un poco como la moda, sólo que con un glamour… diferente. Nosotros también estamos cultivando unas hortalizas y pensando a la vez en las que pondremos más adelante, cuando acabe la cosecha. Por no obviar que en foros y redes sociales, ya hace días que los más impacientes hablan de empezar a preparar semilleros de tomates, pimientos y berenjenas.

¿Hay que preparar el plantel de verano en Enero?

Por partes y para aquellos que estáis empezando, dejadme que os diga que no se nos pasa el arroz, y que aún estamos a tiempo.
Y que si hay quien empieza tan pronto es porque a menudo, dispone de mucho espacio o de un invernadero donde proteger las plantas hasta que llegue el momento de su trasplante definitivo.

Seguro que lo entenderéis mejor con un ejemplo. Pongamos que queremos cultivar tomates este verano. Una semilla de esta variedad necesita de 5 a 12 días para germinar y lo hará siempre que le proporcionemos una temperatura de entre 12º a 35º.
Si las condiciones son las apropiadas, en unas 8 o 10 semanas habrá germinado y crecido hasta tener un tamaño correcto / apropiado / recomendado para ser trasplantada al huerto.

Estamos en enero, por lo que si hablamos de 8 o 10 semanas nos vamos a principios o finales de marzo. En el momento del trasplante, la planta espera encontrarse con unas temperaturas óptimas para desarrollarse que van de los 20º a los 30º durante el día y entre 1º y 17º por la noche.
A este punto es a donde quería llegar: ¿qué temperatura hacía en marzo del año pasado?

Pensad en las temperaturas de referencia

Recordemos las temperaturas de referencia para un correcto desarrollo de la planta: 20º-30º durante el día y 1º-17º por la noche.
No es complicado encontrar el histórico de temperaturas en Internet. En Sabadell por ejemplo, el 1 de Marzo de 2016 tuvimos una mínima de 3º y una máxima de 19º.
Al cabo de 15 días, la máxima fue aún más baja, sólo 14º pero a finales de mes, el día 31 ya estábamos dentro de unos parámetros apropiados, con una mínima de 11º y una máxima de 23º.

Si avanzamos la preparación de los planteles, puede pasar lo más habitual: que haga frío aún para trasplantarlos al huerto.
Esto nos obligará a mantenerlo durante más tiempo protegido, lo que no suele ser un problema si disponemos de un invernadero o de espacio para trasplantarlo a una maceta un poco más grande mientras esperamos que suban las temperaturas.
Pero… ¿es ese tu caso?

El peligro del espigado

No debemos olvidar que hay que facilitarles el máximo de sol directo posible para evitar que se espiguen.
Este término, el espigado, solemos utilizarlo con dos significados diferentes. El más habitual es para indicar que una hortaliza está creciendo verticalmente para hacer flor, como por ejemplo las lechugas.
Pero también decimos que se espiga cualquier planta que se estira y crece mucho, de manera vertical. En estos casos no suele hacerlo precisamente para florecer, sino para buscar la luz que necesita para crecer.
Y los planteles, amigos míos, se espigan fácilmente si no encuentran la luz que les falta. Algo habitual en esta época del año en que la niebla o las bajas temperaturas provocan que el sol no luzca lechugas tanto.
Intenta solucionarlo buscando ventanas con el máximo de luz posible o incluso, con lámparas que puedas utilizar los días más oscuros.

enero-sembrar-plantar-huerto

Qué podemos cultivar en enero

En enero aún podemos sembrar ajos, habas, guisantes, coles, escarolas, espinacas, puerros, rábanos, remolachas y lechugas.
Y si lo que deseas es empezar con las hortalizas de verano, piense que los pimientos y las berenjenas son las plantas que tardan más en germinar y desarrollarse. Dales prioridad antes que los tomates, que germinan mucho más rápido.

,
6

¿Estás buscando un huerto comunitario, un pedacito de tierra para cultivar? En pocos años han pasado de ser algo (casi) residual en los que sólo se veía a gente mayor a convertirse en un fenómeno social, integrador, reivindicativo y que seguro que está dando más de un dolor de cabeza a algún Ayuntamiento.

Esta semana compartía en redes esta noticia: París permite por ley que cualquier ciudadano cultive comida sana y sostenible en cualquier lugar de la ciudad. Me puse a tirar del hilo y aluciné con la que tienen ahí montada. No sé cómo andáis de francés, pero ahí va el enlace que siempre se puede consultar con el traductor de Google. ¿No sería maravilloso ver un mapa así de nuestras ciudades?

huertos-de-paris

Imagen extraída de la web http://www.paris.fr/services-et-infos-pratiques/environnement-et-espaces-verts/nature-et-espaces-verts/les-jardins-partages-203

Eso me ha hecho pensar que a menudo me contactáis preguntando si sé cómo conseguir un trocito de tierra para cultivar en vuestra ciudad. Así que ahí van algunos consejos para empezar la investigación.

Pregunta por los huertos en tu Ayuntamiento

Cada vez son más los municipios que habilitan parcelas para la práctica de la horticultura. Lo mejor es que te acerques a tu Ayuntamiento y preguntes así, directamente. Dirígete al Departamento de Medio Ambiente o Sostenibilidad, donde puedes encontrarte con dos respuestas:

No, no tenemos huertos municipales.
En ese caso, pregunta si hay algún proyecto en marcha a nivel vecinal del que puedan informarte. Pregunta también si el municipio se ha planteado poner en marcha una red de huertos comunitarios en un futuro. Quizá están en ello y en tal caso es probable que exista una lista de espera en la que te puedas apuntar para estar informado sobre ello.
Sea cual sea la respuesta, pide un correo de contacto y de vez en cuando mándales un mail insistiendo. Si ven que hay interés, puede que finalmente se lo planteen.

Sí, tenemos huertos pero están todos concedidos.
Habrá que preguntar por la lista de espera, apuntarse en ella aportando la información que te sea requerida y tener paciencia. Porque a veces pasarán años hasta que te toque. De todos modos, pregunta si existe algún huerto comunitario gestionado por algún colectivo. Aunque el Ayuntamiento no esté involucrado en el proyecto, seguro que saben de alguno.

hort-amb-gracia-2015

Pregunta en tu Asociación de Vecinos

Otro camino para continuar la investigación es contactar con entidades ecologistas, grupos de consumo y la asociación de vecinos de tu barrio. Aquí la cosa cambia, porque es probable que exista pero ligado a algún movimiento alternativo, reivindicativo y/o asambleario.

Un huerto comunitario, sea del tipo que sea tiene un componente social muy fuerte que le permite tejer redes entre las distintas entidades sociales, culturales y educativas del barrio o la ciudad. A menudo se involucran colectivos muy activos, como los desocupados, la gente mayor o las escuelas. Claro que todo depende del barrio o de la ciudad. En la mía, es así.

La mayoría de los huertos que conozco han empezado muy ligados a movimientos okupas que finalmente han acabado consiguiendo una cesión del espacio. Están ubicados en solares edificables que se han convertido en nidos de suciedad, ante la pasividad de los propietarios. ¿Porqué no convertirlos en un espacio útil mientras no se construye nada en ellos?

La investigación suele empezar en el Registro de la Propiedad, donde te pueden facilitar algo de información sobre el propietario. También llamando a la puerta de las casas vecinas, que suelen saber algo sobre el tema. Ya sabéis: cosas de radio patio.
El proceso no siempre es fácil y pueden surgir impedimentos, pero lo cierto es que muchos huertos comunitarios se han creado de este modo. En ocasiones, se puede conseguir que el Ayuntamiento actúe como mediador entre los vecinos y la propiedad. Todo depende (supongo) de cómo se presente el proyecto y de las ganas o la actitud del técnico municipal o del partido político que esté gobernando en esos momentos.

Pregunta en las Escuelas

Muchas escuelas disponen de espacios no habilitados en los que se podría crear un huerto pero no lo hacen por miedo o inseguridad. Suele faltarles algo de empuje o algún miembro del claustro que quiera involucrarse en el proyecto. ¿Y si les aportas tus ganas y hacéis algo chulo con los peques?
El problema en estos huertos suele llegar en verano, cuando finalizan las clases, los niños desaparecen y la escuela se cierra. Justo en el momento en que las plantas inician su producción, que ya es mala suerte. Pero si la relación con el claustro y la dirección del centro ha sido fluida, seguro que podéis llegar a un acuerdo que os permita acceder al huerto durante esos meses.
De ser así, dejad algunos frutos en las matas para que los niños los vean cuando regresen en septiembre.

De todos modos, sigo alucinando con el mapa de huertos en París. ¿Algún día veremos algo así en nuestras ciudades? Ojalá…

 

,
8

albahaca-morada

Si habéis acabado el verano un poco saturados por tener que regar constantemente las plantas, os traigo buenas noticias.
Y es que el huerto de otoño es mucho más tranquilo: no necesita tanta agua, tiene un crecimiento más lento, no hay que entutorar tantas hortalizas y seguirá siendo productivo. Octubre sigue siendo un buen mes para empezar con algunos cultivos que nos acompañarán durante la temporada.

Qué plantar en Octubre en un huerto en macetas

En octubre podemos sembrar o trasplantar acelgas, apio, cebolla, col, brócoli, coliflor, espinaca, guisante, haba, judía, puerro, rábano, remolacha, rúcula y zanahoria.
Si no tenéis muchas ganas de salir a la terraza durante el otoño y el invierno, pensad que la mayoría de estas plantas “crecen solas”. No dejéis el huerto abandonado en un rincón, por favor. A malas, siempre podéis sembrar abonos verdes, que mantendrán la vida del suelo para que en primavera sea todo más fácil ;)

Sembrar o trasplantar

Puede que os preguntéis cuál es la diferencia entre sembrar y trasplantar. En Infojardín se resumía con esta frase: «Se siembra una semilla, se planta (o trasplanta) una planta».

La siembra implica empezar el cultivo con semillas. Desde el momento en que las introducimos en la tierra hasta que germina, pasarán de cuatro a veinte días (según la variedad). Y de ahí a que la planta alcance un tamaño apropiado para pasarla al huerto, en el exterior, un mes o dos más.

Es por ello que siempre os aconsejo empezar un huerto comprando plantel, esas plantas chiquitinas que alguien se ha ocupado de germinar por nosotros para ahorrarnos trabajo y sobretodo, la espera.
Son éstas las que trasplantaremos al huerto, porque ya son plantas y no semillas.

En esta época del año encontraréis plantel de todas las variedades que os he mencionado antes, pero con algunas excepciones. Y es que no es muy habitual encontrar plántulas de rábanos, remolachas y zanahorias para trasplantar.
Existe una explicación para ello, y es que de estas hortalizas se recomienda hacer una siembra directa, porque aguantan muy mal el trasplante. Es decir: las sembraremos directamente de semilla en la tierra del huerto o el macetohuerto.

octubre-plantar-huerto

Cultivar hortalizas de raíz

Las hortalizas de raíz agradecen que la tierra sea blanda y esponjosa, algo que os obligará a trabajarla muy bien para aligerarla o las raíces engordarán con dificultad. Conozco a un montón de hortelanos de tierra-tierra que jamás han conseguido una buena cosecha de zanahorias, por ejemplo. Y es que en muchos huertos, la tierra es arcillosa o tiende a compactarse, como ocurre aquí, en el Vallès.

Podéis mejorarla añadiendo estiércol de caballo (con un alto contenido en paja). O con paja directamente, comprando balas (o pacas) en cualquier cooperativa agrícola.

En huertos urbanos no suele haber ningún problema para conseguir buenos resultados, ya que los sustratos en los que cultivamos son ser muy ligeros y se compactan, sí, pero de otro modo.

Es muy importante no enterrar demasiado las semillas. Si en alguna ocasión lo habéis intentado creando un agujero con el índice y lanzando al fondo las semillas, es probable que no haya salido nada. Y es que la norma debería ser no enterrar una semilla más de dos veces su tamaño. Visualizad por un momento algunas de las que conocéis (como las del tomate o las del pimiento), y entenderéis mejor de lo que os hablo.

Las semillas contienen una reserva de energía que le permitirá crear las primeras raíces y luego los cotiledones. Estas son las dos primeras hojitas que se formarán y que romperán la tierra para salir al exterior. Y serán ellas las que empezarán a realizar la fotosíntesis que permitirá que se formen las primeras hojas verdaderas de la hortaliza en cuestión.

Si las enterráis más de la cuenta, las reservas de la semilla se agotarán antes de que los cotiledones alcancen su objetivo: salir a la superfície. Y ahí es cuando luego os quejáis de que las semillas no han germinado.

Los cuidados del plantel

Además, a partir de ese momento tenemos que estar muy pendientes de nuestros bebés, evitando que la tierra se seque en exceso y proporcionándoles sol directo para permitirles un buen crecimiento.

Si no tenéis muy claro poder dedicarles un mínimo de tiempo, comprad plantel. Os ahorrará trabajo y ya lo intentaréis más adelante, cuando caigan entre vuestras manos las semillas de alguna variedad especial.

Porque esto sí que hay que decirlo: la oferta de variedades de plantel (y salvo honrosas excepciones), es bastante limitada. Y a menudo hay que dar unas cuantas vueltas o comprarlo por internet para conseguirlo ecológico y así evitar las variedades híbridas.

¿Qué variedades estáis cultivando en estos momentos? ¿Me lo explicáis en los comentarios?

,
3

 

riego-goteo-manualMe encanta poder echaros una mano resolviendo vuestras dudas a través de las redes. Hace un momento, Samuel Supertramp me enseñaba en Facebook el huerto que ha preparado este fin de semana y añadía una consulta sobre el riego por goteo.

Os pongo en situación: ha montado dos huertos, un Nikola (120x120x40 – 576 litros de capacidad)  y un Nikolo (120x40x40 – 192 litros de capacidad) con instalación de riego. Su duda está en si 10 minutos de agua diarios es suficiente en su caso. Y mi respuesta es que depende. Por eso me la traigo aquí en lugar de contestarle en privado, ya que seguro que a más de uno os puede ser de utilidad.

Primero, hay que aprender a regar

Y no es porque hacerlo bien requiera de una técnica depurada. Pero al empezar un huerto urbano, hay que aprender a regar por varios motivos:

  1. No es lo mismo regar una planta pequeña que una que está ya crecida. Cuanto mayor sea el tamaño de la planta, más agua necesitará.
  2. No es lo mismo regar unas semillas acabadas de sembrar, que una vez hayan germinado.
  3. Cada sustrato es distinto y también lo es su capacidad de retención de humedad.
  4. Hay que aprender a ajustar el riego por goteo en función de varios parámetros (caudal de los goteros, climatología, etc…).

Mi consejo

Le he preguntado a Samuel si los primeros días podía regar “a mano”, o sea, con una regadera. No sé qué es lo que ha plantado o sembrado, pero sabiendo que ha preparado la mezcla con humus de lombriz y fibra de coco, es lógico pensar que la mezcla estará húmeda en estos momentos.

Como decía antes, hay que aprender cuál es la retención de agua del sustrato, que variará en función de diversos factores:

  1. La temperatura exterior (en otoño/invierno se riega menos porque hay menos evaporación).
  2. El volumen total de la maceta (a mayor tamaño, más retención de agua. En macetas pequeñas hay que regar más a menudo).
  3. El tamaño de las plantas, que nos irá obligando a incrementar la cantidad de agua conforme vaya creciendo.

Y por otro lado, tambien habrá que aprender a regular el caudal de los goteros que ha instalado. Por lo que veo en la imagen que me ha enviado, parece que está usando goteros regulables, que podrá ir abriendo y cerrando según lo necesite.

Cómo ajustar la programación del riego por goteo

Una buen modo de ajustar la programación es la siguiente:

  1. Esperar a que realmente sea necesario regar. Podéis hundir el índice en el sustrato para detectar la existencia de humedad.
  2. Regular los goteros a la mitad de su caudal y poner en marcha el riego por goteo.
  3. A la vez, cronometrar cuanto tiempo pasa hasta que empieza a salir agua por debajo del huerto (aplicable también en macetas, jardineras y mesas de cultivo elevadas). En ese momento, apagar el agua. El resultado del cronometraje nos indicará la duración del riego por goteo. Veamos ahora cuál debe ser la periodicidad.
  4. Comprobar si el sustrato sigue húmedo el día siguiente. En caso afirmativo, no regar y volver a comprobarlo diariamente hasta que veamos que vuelve a ser necesario regar. De ese modo podréis ajustar la periodicidad del sistema de riego por goteo.

Y esto es todo. No olvidéis que será necesario ajustar de nuevo tanto el caudal del riego, la duración y la periodicidad conforme las plantas vayan creciendo, y aumente o disminuya la temperatura.
Eso, sin olvidar la ley de Murphy que dice que “siempre cae un chaparrón el día que estás fuera de casa y no puedes evitar que salte el sistema de riego”.

Os he dejado arriba un video que preparamos con Planeta Huerto sobre cómo instalar un sistema de riego automático, espero que os sea de ayuda. Samuel, ya me dirás qué tal.

¡Saludos!

 

,
0

Lo digo siempre y lo mantengo: otoño es una época magnífica para empezar un huerto urbano en macetas. La mayoría de hortalizas que se pueden cultivar en esta época son de ciclo largo, tienen menos plagas y un ritmo de crecimiento más lento que las que cultivamos en verano. ¿Porqué no aprovechar esta época de aprendizaje tranquilo?
Si queréis empezar un huerto en macetas este otoño, aquí os dejo cinco consejos que seguro que os serán de utilidad:

lechuga-de-otoño

1) Buscad una buena ubicación para el huerto

Las hortalizas necesitan sol. Es cierto que la radiación solar en otoño e invierno es menor que en verano. Pero vosotros sabéis qué parte de vuestro patio, terraza o balcón recibe más y menos sol. Distribuid las plantas en macetas en función de las horas de sol que sabéis que van a recibir, dejando para lo último las lechugas y el resto de hortalizas de hoja. Son las que se adaptan mejor a la sombra y a macetas y jardineras más pequeñas.

2) Preparad la tierra antes de plantar

Que podamos aprovechar la tierra de las jardineras vacías no significa que podamos plantar directamente sin algunos pasos previos. Eliminad los restos de las plantas que crecieron ahí, removed bien el sustrato e incluso, sacadlo totalmente de la maceta si os va a facilitar la tarea. Añadid abono y removed para que quede bien repartido, porque así estaremos añadiendo los nutrientes que nuestras plantas van a necesitar.
Y si tenéis que empezar de cero, podéis hacerlo de dos maneras distintas: comprando un saco de sustrato específico para huerto urbano o preparando vosotros mismos la mezcla de fibra de coco y humus de lombriz que muchos macetohuerteros utilizamos.

3) Informaros un poco

En mi opinión, lo más importante es conocer cómo es el ciclo de la hortaliza, porque no todas se cultivan del mismo modo, ni viven el mismo tiempo, ni necesitan idéntico riego o abonado.
En otoño no se puede plantar tomates en el huerto. Su época de cultivo y cosecha es en primavera y en verano. De hecho, se plantaron en los huertos entre marzo y abril y se han pasado todo el verano produciendo frutos. En estos momentos, muchos hortelanos ya los han arrancado o están a punto de hacerlo para dejar espacio a los cultivos de la temporada otoño-invierno.
Sí, amigos, esto del huerto va un poco como las temporadas de las pasarelas de moda.

huerto-de-otoño

4) Investigad dónde comprar materiales

Localizad comercios, tiendas especializadas (físicas o online) y cooperativas agrarias donde comprar todo aquello que necesitaréis. En ellas encontraréis plantel (que os permitirá empezar rápidamente el huerto), semillas, abonos y fitosanitarios.
En mi experiencia os diré que es muy raro encontrar según qué productos hortícolas en las típicas floristerías de barrio. Y no desestiméis echarle un vistazo a los grow shops, esas tiendas en las que se venden productos para cultivar marihuana.
Sí, sé que algunos jamás entraríais en una tienda así, pero os aseguro que encontraréis muchos más materiales de lo que os pensáis y puede que tengáis una a la vuelta de la esquina.

5) Prestad mucha atención al riego

Es vital aprender a regar correctamente lo antes posible, porque de ello depende en gran parte, la salud de vuestras plantas. Este es un tema del que podríamos hablar largo y tendido pero eso ya será en otro artículo. Mientras, os dejo este video que preparamos con Planeta Huerto que os dará algunas pistas sobre el tema:

Tener un huerto comporta una cierta dedicación. Ponerlo en marcha serán unas cuentas horas, pero luego todo serán satisfacciones. Pensad que unos minutos de vuestro tiempo se convertirán en las mejores hortalizas del mundo mundial ;)

,
4

Septiembre es el mes de los regresos: volvemos de vacaciones, empieza la escuela y para muchos, una nueva temporada en nuestro huerto en macetas.

En muchos de ellos sobreviven los tomates, pimentos, berenjenas, judías, calabacines y otros.Pero lo más habitual es que hayamos sufrido algunas bajas, y es que la mayoría de hortalizas son y/o se cultivan como plantas anuales. Esto significa que cuando finalizan su ciclo reproductivo o llegan las bajas temperaturas, la planta suele morir.

cogollos-de-tudela

¿Cuánto tiempo vive una planta hortícola?

Aparte de los frutales y de determinadas aromáticas, las hortalizas de verano se suelen arrancar en esta época del año a no ser que sigan siendo productivas. ¿Sorprendidos? Me consta que muchos me leéis desde más allá del charco, y que en vuestras condiciones climáticas podéis mantenerlas durante mucho más tiempo (incluso años) en vuestros huertos. Precisamente por la diferencia entre nuestras condiciones climáticas, sois una excepción, aunque para vosotros esa sea vuestra normalidad. De ahí que siempre os recomiende conseguir un calendario de siembra adaptado a vuestra zona concreta. Si en España los tiempos hortícolas son distintos de norte a sur, e incluso dentro de las distintas comunidades, ¿ómo no va a serlo en otras zonas climáticas? Factores como la altura o la proximidad al mar condicionan totalmente los cultivos, alargando o acortando su temporalidad e incluso la maduración de los frutos.

Digo esto pensando en un compañero hortelano que tiene su huerto a menos de 100 kms de mi, y que empezó a ver madurar sus tomates a mediados de agoto. O en una compañera de Asturias que se ha pasado el verano luchando contra los hongos provocados por las lloviznas que aquí han sido el todo inexistentes. Incluso en los que habéis contado vuestra experiencia en el artículo ¿Cuánto vive una planta de pimiento? (¡gracias por vuestras aportaciones!)

Resumiendo: Echadle un vistazo a un calendario de siembra para decidir si merece la pena mantener esas hortalizas de verano en vuestro huerto o si es mejor hacer tabula rasa para dejar espacio a los cultivos de otoño e invierno.

Qué plantar en septiembre en un huerto en macetas

septiembre-plantar-huerto

Es época de sembrar o plantar apio, acelgas, coles, brócolis y coliflores, espinacas, guisantes, rábanos, puerros, cebollas, escarola, habas, perejil, remolachas, zanahorias, lechugas de todo tipo, rúcula, canónigos, nabos e hinojo.

Si en julio ya preparamos semilleros de algunas variedades, podemos trasplantar cebollas, coles y coliflores, lechugas, escarolas y puerros.

Consejo para principiantes: ¿Cómo empezar un huerto urbano en Septiembre?

Una buena manera de empezar un huerto urbano en septiembre es cultivando hortalizas de ciclo corto y rápido, que os permitirá realizar cosechas continuadas y optimizar al máximo el espacio del que disponéis.
Animaos a plantar lechugas, rúcula, espinacas, acelgas y otras hortalizas de las que consumimos las hojas en ensalada.
Este grupo de plantas se adaptan muy bien a los tamaños de macetas y jardineras que se suelen tener en el balcón porque no necesitan de un gran volumen de sustrato para desarrollarse bien.
Además, son las que pueden crecer mejor en condiciones de poco sol o sombra total, algo a tener en cuenta también a la hora de decidir su distribución en vuestras terrazas y patios.

Cómo aprovechar el espacio al máximo

Lo más recomendable es cultivarlas de manera continuada para tener siempre hortalizas en distintos estadios de crecimiento. Así tendremos alguna listas para ser consumidas, otras a las que les falta aún un poco y otras, recién plantadas.

Sé sincero contigo mismo: ¿Cuántas lechugas consumes en una semana?

Seguro que con un ejemplo práctico lo entenderéis mejor: pensad en cuantas lechugas compráis cada semana. ¿Una, dos, tres? Si son dos, plantad dos cada semana durante un mes. A principios del mes siguiente, las primeras ya estarán listas para consumir y cuando las arranquéis, sólo tendréis que sustituirlas por dos lechugas nuevas.
De este modo, entraréis en un ciclo sin fin que os permitirá incluso llegar a ser autosuficientes lechuguilmente hablando.

Recordad además, que siempre podemos ir cosechándolas por hojas, de modo que podemos alargar su ciclo hasta que inicien la floración. Os dejo un video en el que lo veréis más claramente (a partir del minuto 2:32):

Podéis complementar estos cultivos con los de algunas hortalizas de raíz, que pueden llegar incluso a compartir jardinera con una correcta distribución de las plantas. Los rábanos y las zanahorias son compañeras perfectas de las lechugas, y existen distintos tipos de tamaños y formas que se adaptarán perfectamente a la profundidad de vuestras jardineras.

,
4

El pH es muy importante a la hora de realizar un cultivo, debido a que, dependiendo del pH del suelo, el cultivo podrá proporcionarnos mayor o menor cosecha, esto es, si el pH del suelo es adecuado, la planta absorberá los nutrientes más fácilmente y la cosecha será más productiva, por otra parte, si el suelo tiene un pH perjudicial (demasiado elevado o demasiado bajo) la cosecha puede verse afecta y disminuir, lo que en algunas ocasiones deriva en pérdidas de dinero y hace que nuestro cultivo no sea rentable. Todo esto se puede saber muy fácilmente con los medidores de pH.

Para todo esto vamos a explicaros qué es el pH, cuales son los valores perfectos para el sustrato y para el agua de riego, cómo saber si el sustrato no tiene el pH adecuado y cómo regular el pH del agua y de los sustratos para que tu huerto sea de 10.

¿Qué es el pH? ¿Cómo influye en un cultivo?

El pH tiene varias definiciones, la más sencilla es la que determina el pH como el coeficiente que nos indica si una solución es ácida o alcalina (más adelante explicaremos cuando se da cada caso). También podemos definir el pH como el indicador de la cantidad de iones de hidronio que presenta una sustancia.

El pH influye en nuestro huerto de diversas formas, y se puede medir tanto en el suelo, en el medio de cultivo o en el agua de riego que utilicemos. Una planta se siente cómoda cuando el nivel de pH está regulado, y por lo tanto, absorberá mejor los nutrientes y obtendremos un mejor cultivo. Como hemos explicado en la introducción, esto puede ser un factor decisivo a la hora de plantearnos sacar un cultivo adelante o no, ya que si el suelo con el que queremos trabajar tiene un pH no adecuado y tenemos que adecuarlo a lo que necesiten nuestras plantas podemos llegar a necesitar hacer una inversión alta, esto en pequeños huertos no supone problema, ya que se soluciona con poco esfuerzo.

Valores perfectos de pH para sustrato y para riego

El pH se mide con valores entre 0 y 14. Con estos valores hablamos de:

  • pH ácido: valores entre 0 y 7
  • pH alcalino: valores entre 7 y 14
  • pH neutro: 7

Grafico valores pHEl pH que se suele considerar como neutro y el más recomendado es cuando el valor está en 7 que corresponde al nivel que contiene el agua pura a temperatura ambiente, pero en la naturaleza los niveles que más se dan están entre 5 y 6,5 haciendo así que las plantas se hayan acostumbrado a estos niveles y muchos expertos cambian estos parámetros para considerar que 5,5 es el valor de pH neutro para las plantas, por lo que el valor adecuado para el agua de riego sería entre 5,5 y 6,5.
En el caso del sustrato, el valor del pH debe estar entre 5,0 y 6,4 ya que es el óptimo para el entorno radicular.

Síntomas de un mal pH en el sustrato

Si el sustrato es muy ácido nos encontraremos con:

  • Los nutrientes se disuelven con demasiada facilidad.
  •  Puede haber un déficit de Fósforo (P), Potasio (K) , Magnesio (Mg) y Molibdeno (Mo) principalmente.
  • El suelo presenta aspecto pobre.
  • La vida en el suelo está muy reducida.
  • Puede producirse una toxicidad por aluminio debido a la disolución del ión Al3+ ya que se disuelve si el pH es inferior a 5,0. En este caso las raíces se verían afectadas y por ende la planta entera.

Si el sustrato es alcalino encontraremos:

  • Nutrientes que no se disuelven como Calcio (Ca), Hierro (Fe) y  Fosfatos que se eliminan.
  • Déficit de Manganeso (Mn), Fosfato, Hierro (Fe), Cobre (Cu), Zinc (Zn) y Boro (Bo) debido a la absorción reducida que tienen.
  •  En suelos arenosos aumenta la descomposición de sustancias orgánicas.absorcion-nutrientes-suelo

 

Cómo medir y regular el pH para que esté en los parámetros adecuados.

Para medir el pH existen diversos métodos: desde tiras reactivas que cambian de color para indicar el pH hasta medidores más precisos que encontrarás en el mercado a precios asequibles. Medir el pH es muy sencillo, sólo hay que tomar una muestra y seguir las instrucciones del medidor elegido.

Para regular el pH de nuestra huerta se pueden utilizar varios métodos

  • Si la huerta está creciendo y necesitamos reducir el pH podemos utilizar ácido nítrico, en cambio si ya nos está dando los primeros frutos necesitaremos ácido fosfórico.
  • En el caso contrario, si necesitamos aumentar: podemos añadir potasa caustica, sosa, o bicarbonato potásico en cualquier etapa del huerto.

Otra opción es la utilización de fertilizantes que están fabricados con esa finalidad como los fertilizantes Advanced Nutrients y que simplemente tendremos que añadir al suelo o al agua, en la cantidad recomendada por el fabricante, para que éstos suban o bajen su nivel de pH.
Es muy importante no variar los niveles de pH si no son necesarios ya que las plantas son muy sensibles a los cambios y podríamos llegar a estresarla sin necesidad.

Información facilitada por la empresa Eurogrow (www.eurogrow.es)