Cultiva tu huerto urbano

Cultiva tu huerto urbano » Cultivos » Kale, qué es y cómo se cultiva

Kale, qué es y cómo se cultiva

16
planta-de-kale

Planta de Kale

-Niño, ¿eso qué es?
-Es Kale, señora. Un tipo de col.
-Pues a mi me recuerda a la berza.

¿No habéis oído alguna vez una conversación así? Pues yo si, especialmente en mercados y tiendas de alimentación ecológica donde la kale ya no puede faltar entre su oferta. ¿Pero qué tiene de especial esta hortaliza para que esté tan de moda últimamente entre consumidores y hortelanos?

Las propiedades nutricionales de la kale

No me gusta hablar de lo que no sé, y por ello soy reacia a comentar las propiedades nutricionales y medicinales de hortalizas y aromáticas (y/o medicinales) en el blog.  Dicen los nutricionistas que es baja en calorías, alta en fibra, hierro, calcio, vitaminas A, C y K, que tiene propiedades antiinflamatorias, depurativas, y que además de contener poderosos fitonutrientes, protege de las enfermedades cardiovasculares. Pero ojito, que también tiene sus contraindicaciones.

El problema es que no deja de ser una col, y la col no es precisamente una de las hortalizas más apetitosas del mundo. ¿O sí? En mi entorno más cercano se utiliza poquísimo: que si huele mal al hervirla, que si solo sirve para preparar caldo… En cambio, no hay página de alimentación saludable que no dedique un buen espacio a los enormes beneficios de la kale, ingrediente básico en la mayoría de (los tan de moda), zumos verdes.

Estamos habituados a ver coles, repollos o berzas en los mercados, de hoja rizada o lisa, más redondas o alargadas en función de la variedad. Pero la kale se desarrolla de otra manera, ya que van apareciendo hojas alrededor de un eje central o troncho, que podemos ir cosechando sin hacerle daño a la planta. No forma cogollo como las otras, y por ello si la buscamos veremos que se presentan en manojos que nos recordarán más a las acelgas que a las propias coles.

Kale: variedades y cultivo

variedades-kale

Algunas de las distintas variedades de Kale

El cultivo de la kale no difiere apenas del de otras variedades de col: requiere de suelos bien abonados, con un buen drenaje, y unas temperaturas óptimas de crecimiento entre los 10º y los 20º.  En los huertos y macetohuertos familiares no es muy habitual cultivarlas durante el verano, aunque aguantarían bien en semisombra (y siempre que no estemos hablando de plantarlas en ciudades como Sevilla o Badajoz, con elevadísimos picos de temperatura estival).

El problema es que a menudo no tenemos en cuenta dos factores determinantes del cultivo de las crucíferas. El primero (en mi opinión), es que nos acordamos de ellas bastante tarde, y ello influye en su crecimiento. Los semilleros de estas variedades deberían prepararse durante el verano para que estén listas para ser transplantadas a primeros o mediados de septiembre. Estas plantas necesitan de unas temperaturas suaves que les permita empezar a desarrollarse y crecer, enfrentándose así al rigor del invierno con una masa de hojas aceptable.
¿Qué es lo que pasa en realidad? Pues que en función de la climatología propia de nuestra zona, en septiembre seguimos cosechando tomates, pimientos y berenjenas, y si estas plantas siguen produciendo, ¿quién las va a arrancar?
Quizá ese no es el caso de Eva en Tudela de Duero, de Toni en Asturias o de Angelita en Zaragoza, donde seguro que hace días que llegó el frío. Pero aquí en Cataluña (y estoy segura de que es lo mismo en Valencia y más aún según bajas hacia el sur), muchos seguimos con nuestros pimientos en el balcón. Y eso que este año, ¡ya hace frío! ¿Cuántas veces nos hemos comido las castañas en manga corta?

Volviendo a las coles: si las plantamos tarde (o sea, ahora o dentro de un par de semanas), no les vamos a dar tiempo a crecer antes de que las temperaturas bajen de veras, y al final muchos nos desanimamos y dejamos de cultivarlas porque han hecho un cogollo tan pequeño, que tenemos la sensación de que es un cultivo poco productivo.

El segundo factor que os mencionaba, es el abono. Las coles son grandes consumidoras de nitrógeno, y por ello deberíamos abonar bien la tierra antes de transplantarlas, o hacerlo en el espacio donde hayamos tenido leguminosas previamente. ¿Lo hacemos? Creo que es necesario dejar la pregunta en el aire para que cada uno pueda reflexionar sobre ello. Ya os avanzo que en mi caso, no era así: arrancaba los tomates, y a continuación transplantaba las coles. Sin hacer nada más que remover un poco el sustrato, que estaba agotado de todo tipo de nutrientes. Resultado: unas coles raquíticas que luchaban por sobrevivir.

A todo ello hay que sumarle la necesidad de espacio que no siempre les damos en los macetohuertos. Las coles necesitan bastante volumen de sustrato (unos 25 litros como mínimo aunque es recomendable algo más), y de espacio vital a su alrededor (sus hojas crecen tanto que acaban cubriendo lo que hayamos plantado a su alrededor).

Plagas de la kale y su uso en la cocina

gusanos-verdes-huertoQuizá la plaga más habitual sea la mariposa de la col, un problema cíclico que te pone de los nervios el primer año pero que se soluciona fácilmente como os contaba aquí. También puede aparecer algo de pulgón si hemos abonado en exceso, o de mosca blanca. En huertos de tierra-tierra seguramente aparecerán también caracoles y babosas. La Kale, como col que es, presenta exactamente los mismos problemas.

Su uso en cocina es muy, pero que muy variado: las hojas tiernas se consumen habitualmente crudas en zumos o ensaladas porque así mantiene al máximo sus propiedades. Podéis preparar unos chips riquísimos, hervirla, saltearla… no os doy más ideas, googlead un poco y os sorprederéis.

Antes de acabar, permitidme una pequeña apreciación sobre un tema médico: el consumo de kale está desaconsejado en aquellas personas que toman algún tipo de anticoagulante por problemas de corazón. Lo hago pensando en el listado de alimentos recomendados o prohibidos que le dieron a un tío mío recién operado del corazón y que toma Sintrom. Lo menciono sin ánimo de asustar a nadie, al contrario. Simplemente sorprende que en determinadas situaciones, el consumo de una hortaliza pueda tener contraindicaciones.
Por favor, confirmadlo con vuestro médico si os encontráis en una situación similar.

¿Qué tal ha sido vuestra experiencia con coles, coliflores, brócolis o con la kale? ¿La habéis consumido alguna vez y habéis decidido probar a cultivarla? Me gustará leer vuestros comentarios.
¡Saludos!

16 Comments

  • Marta dice:

    Genial post, como siempre Ester. Yo este año me hice con las semillas tarde y como bien dices, ya se me ha pasado la época de siembra. Por favor, ves comentando como van progresando para que nos muramos de envídia. En cuanto a las coles, yo las consumo mucho! Pero si es cierto que hervidas me gustan poco, las prefiero crudas, las pico para ensaladas o uso las hojas enteras para hacer rollitos en plan fajita… Me pasó las recetas un cocinero libanés, por lo visto allí se usan mucho. La kale todavía no tengo ni idea de como se puede preparar.

    Saludos del Plantea Team.

    • Gracias, Marta! Por curiosidad, ¿porqué no nos cuentas qué semillas compraste en tu viaje a Inglaterra? (Lo acabas de comentar en Facebook).
      Creo que las coles son una asignatura pendiente en muchos huertos, a ver qué tal van este año y os cuento!

      Un abrazote guapa

      • Marta dice:

        Pues la verdad es que me puse las botas porque allí lo de los maceto huertos lleva mucho más tiempo y tienen muchisima variedad! Compré sobre todo variedades enanas, plantas de tomate, pimiento y calabacín que requieren menor volumen de sustrato, ahora mismo no las tengo aquí, pero creo recordar que ninguna era híbrida (de hecho la intención es reproducirlas, así que el año que viene por estas fechas espero tener semillas para intercambiar). También compré de cucamelones (es una planta enredadera que da como unos pepinos chiquitinos en forma de melon que para mi ya son un básico, porque además la planta es preciosa) y rábanos japoneses, que son de colores y de sabor menos amargo (estos están ya sembrados pero todavía sin coger). Estaba pensando en traer para la tienda, pero no sé si tendrá de verdad salida o es una frikada mía exclusivamente. Te mantengo al día!
        Besotes

  • Aitor P. dice:

    Hola Hermosa!
    Me he sentido muy identificado cuando has comentado el tema de la plantación de crucíferas en la época adecuada.
    En Madrid el calor se alarga cada vez más y algunos nos resistimos a retirar las solanáceas … jeje!
    En mi caso, el año pasado cometí el error de no abonar el bancal de las coles … y se quedaron raquíticas.
    Cayeron heladas muy grandes en mi zona y no les puse manta térmica , pienso que si la hubiera utilizado el desarrollo hubiese sido mejor.
    Por último, las plagas que tuve fueron gusano de la mari posa de la col … la controlé quitando con los dedos los huevos depositados por la mari posa. Y cuando salieron algunos gusanos…les apliqué Bacilus T.
    Actualmente tengo dos plantas de Kale de color morado que me regalaron en un Centro de Educación Ambiental ( El Caserío del Henares), las aboné bien con estiércol maduro de caballo y las tengo protegidas de las gallinas, puesto que a ellas también les encanta comérselas.
    Cuando llegue el frío las protegeré, aunque son duras y aguantan temperaturas bajo cero..es cierto que el proceso de crecimiento se estanca.

    Espero que sea de ayuda mi experiencia, un besote!
    Aitor P.

    • Por supuesto que es de ayuda, Aitor! De todo se aprende y además has añadido lo de protegerlas de las gallinas, algo que ni se me habría ocurrido!
      Es cierto que son muy dudas, y lo maravilloso es que existen muchísimas variedades antiguas, adaptadas a la climatología de cada zona. Una de las más apreciadas aquí con la que se elabora el Trinxat dicen que es más sabrosa si ha llegado casi casi a congelarse.
      Hay que ver lo duras que son algunas plantas. Gracias por tu aportación!

  • Olga Plata dice:

    Muy interesante! No conocía esta hortaliza!
    Aquí, en Sevilla, tengo las berengenas y pimientos en plena producción!
    Con las cruciferas, en el patio, no he tenido nada de éxito… Siempre me han dado cogollitos pequeñísimos y han tardado horrores!
    En la parcelita de tierra sigue siendo un cultivo dificil, caracoles y gusanos no me dan tregua. Yo creo que además se suma la dificultad de que la planta da un solo fruto (o poco más) y tarda mucho en hacerlo. No es lo mismo que un gusano te pudra un tomate de los muchos que te dará la planta a que, una babosa traidora, acabe en un dia con un precioso romanescu que tardé 3 meses en criar… Da mucha rabia!
    Un saludo.

  • Como no frecuento las tiendas naturistas, la primera noticia sobre esta hortaliza me las das tu, gracias.
    Después de leer tu post pienso que es del tipo de las berzas de todos los huertos del norte, en que se las va arrancando poco a poco las hojas de abajo según se las necesite. Por otra parte el ambiente cantábrico parece muy adecuado para esta planta.

    La duda es que las berzas son unas bianuales y otras perennes, ¿Cómo es la kake?.

    Digo yo, que se podrán tomar sustituyendo berzas y grelos en aquellos platos que la tienen, cocidos, con patatas, productos derivados del cerdo y otros ingredientes y sobre todo en el pote. Lo que me temo, que en estos guisos todos contundentes, el que no aporten calorías el Kake, va a cambiar poco la cosa.

    A ver para cuando un Arguiñano, que invente platos de cuchara, con las calorías de una ensalada.

  • ¡Hola! Me ha encantado leer este artículo para aprender un poco más sobre el kale (o la kale, porque siendo una col…). Yo pensaba que no era una verdura de nuestra zona geográfica, porque al verla siempre en recetarios estadounidenses, australianos, etc. me hice a la idea de que era un producto que aquí no se cultivaba por temas de costumbres o por clima. Pero he estado investigando tras leerte y he visto que se trata de una col rizada típica de Alemania, ¡así que genial!
    No tengo huerto aún, pero me gusta leer estos artículos para ir aprendiendo.
    Un abrazo y gracias por lo que he aprendido hoy.

    • Hola Irene, y gracias por tu comentario.
      Yo no diría que la kale no está adaptada a nuestra zona geográfica: la hay en según qué zonas pero nunca se la ha llamado así. El sábado pasado se generó un interesante debate en Twitter a raíz de esta entrada y en Facebook una lectora apuntó que en Valencia, por ejemplo, no la plantaba nunca porque necesita frío.
      Creo que va a haber una nueva entrada sobre el tema en breve, ¡seguimos!

  • Luis dice:

    Me encantan las entradas sobre nuevas variedades, aunque yo estoy de acuerdo con Félix en que lo que se vende como Kale son variedades de coles o berzas de países del norte donde se haya puesto de moda.
    Aquí hay muchas y buenas coles y berzas tradicionales, de las que se aprovechan las hojas para todo tipo de cocidos, potes e incluso para el ganado, aunque para un friki de las plantas como yo, una nueva variedad de lo que sea siempre es un regalo muy bienvenido.
    De hecho, llevo ya tiempo intentando encontrar a este lado del Atlántico algún sitio donde conseguir “tree kale”, o col arbórea. Es un tipo de col o berza que no produce semilla, y por tanto es perenne. Crece hasta los dos metros o más de altura y vive más de veinte años. Pero como no produce semilla y los esquejes palman por el camino, es imposible encontrarla por aquí :_(
    Si alguien tiene o sabe dónde encontrar, aquí hay alguien muy interesado en ella ;-)
    ¡Saludos!

  • los felicito , por la informacion del , kale soy de chile y estamos en pleno invierno , plante mis kales en tuneles eso les nivela la temperatura estan muy lindas mis plantas gracias por todos los datos que an compartido ,

  • Maria Jose dice:

    El problema que comentas del Sintrom,es relativo.Lo unico que te advierten es que el abuso de verdura de hoja verde altera n un poco el INR (La coagulacion) pero si se puede tomar

  • Miloco dice:

    La berza gallega es la campeona. Tal vez junto con la nabiza la mas tradicional. Consumida normalmente como xenos da horta. El grelo es la nabiza xenada. Con flor. Este año un agrcultor saco una berza de casi 5 metros. Los ejemplares de 2 son habituales.

    • Gracias por tu aportación, Miloco!
      Pero como siempre digo, hay hortalizas básicas en algunas zonas que no se cultivan en otras. Aquí en Cataluña no se encuentran vuestros grelos ni nabizas fácilmente (con lo ricas que están!).

      Saludos!

Deja un comentario

Your email address will not be published.