Cultiva tu huerto urbano

Cultiva tu huerto urbano » Principiantes » Crear un (maceto) huerto autosuficiente

Crear un (maceto) huerto autosuficiente

7
huerto-autosuficiente

Alcachofas recién cosechadas por un horticultor de l’Hort amb Gràcia

El feedback es importante, y por ello, uno de los momentos más interesantes de cualquier taller de huerto urbano, es cuando acabo de soltar mi rollo y damos paso a las preguntas. Algunas son muy personales, del tipo “tengo un limonero en la terraza que tiene bichos, ¿qué hago?”. Otras, intentan atar cabos entre todo lo que les acabo de explicar, buscando establecer unas pautas que no siempre funcionan en el huerto. Y para acabar, están aquellas que entrarían dentro del top ten de dudas hortícolas, y que normalmente no te formulas hasta que ya te has decidido a empezar y quieres evitar equivocaciones.

Todo esto viene a cuento del correo que me mandó Lila A.  este fin de semana, y que dice así:

Soy de Caracas, Venezuela, retirada y ahora viviendo una situación de elevada inflación que nos ha sumido en una situación de pobreza y escasez, por lo que he decidido iniciar un huerto en mi balcón , tengo una pequeña superficie disponible de aproximadamente 25 cm de ancho , 35 cm de profundidad y 3 metros de largo, agradezco tus consejos para una principiante, muchas gracias !

Cómo conseguir un (maceto) huerto autosuficiente

Si lo único que te estás planteando es si con un huerto en la terraza vas a evitar ir a comprar a la tienda, te diré que la respuesta es NO. Conseguir la autosuficiencia hortícola es un proceso en el que tendrás que cambiar algunos de tus hábitos y tomar consciencia de cómo es exactamente tu huerto y qué provecho le puedes sacar. Vayamos por pasos:

1) ¿Qué hortalizas quieres cultivar?

¿Estabas pensando en tomates? Si es así, ¿sabías que probablemente no cosecharás el primero hasta dos o tres meses después de haberlos transplantado? Algunas hortalizas són más rápidas en crecer que otras, por lo que puede que tu camino a la autosuficiencia pase por plantar solo lechugas y comprar los tomates en la tienda.

2) ¿Sabías que no puedes plantar lo que quieras cuando tú quieras?

Estamos tan y tan acostumbrados a encontrar de todo en la verdulería durante todo el año que parece que nos hemos olvidado de que cuando éramos pequeños, sólo había melones y sandías en esta época del año. Comer melón en Navidad era algo (casi) imposible, al borde de lo extravagante. Ahora, nos parece hasta normal.

Puede que nos sea de ayuda consultar un calendario de siembra para ver qué podemos cultivar en el momento del año en el que estamos y congratularnos al saber que algunas hortalizas pueden ser fijas en nuestros macetohuertos si el clima nos lo permite. Pienso en las lechugas, escarolas, cebollas, rábanos y zanahorias, que se dan bien durante todo el año.

3) Ser autosuficiente implica pasar algunas horas en la cocina

Las conservas forman parte intrínseca del cultivo del huerto porque la cosecha de algunas hortalizas se acumula en determinados meses del año. ¿Qué vas a hacer con 10 kgs de tomates o con un montón de calabacines? Pues aprender a conservarlos como hacían nuestras abuelas, o a congelarlos si su textura lo permite. Y si tienes un gran congelador, claro.

4) Cambio de hábitos en la cesta de la compra

Conocer la temporalidad de algunas frutas y hortalizas nos permitirá ahorrar un buen dinero. Ahora es época de tomates, pimientos, calabacines, melones, sandías y melocotones (entre otros) y por ello están bien de precio en las fruterías. Lo que está caro es lo que no se está cosechando aquí y tienen que traerlo de lejos: espárragos trigueros y alcachofas por ejemplo.
¿No sería más razonable consumir aquellos productos de temporada? ¿Qué necesidad tienes de añadir tomate a tus ensaladas en enero, si no saben absolutamente a nada? En casa, hace años que los tomates solo se convierten en protagonistas durante estos meses, y en otoño e invierno las ensaladas cambian totalmente: llevan frutos secos, variedad de hortalizas de hoja, y solo algunos encurtidos que he preparado durante el verano.

coliflor-y-saltamonte

Sorpresa en la coliflor

¿Qué cultivar en un macetohuerto para sacarle el máximo provecho?

Mi consejo para Lila, y para cualquiera que en una situación de necesidad económica quiera cultivar sus propias hortalizas, es el siguiente:

  1. Si vamos a reutilizar un sustrato o tierra que ya tenemos, estaría bien airearla y añadir abono para que no les falten nutrientes a las hortalizas que vamos a cultivar.
  2. Decidirnos por cultivar hortalizas de crecimiento rápido para poder optimizar el rendimiento de nuestro espacio. (Lo encontraréis indicado en la columna “Duración del ciclo” del Calendario de siembra).
  3. Escalonar las siembras de manera que siempre tengamos (por ejemplo) lechugas listas para cosechar y otras en crecimiento.
  4. Plantearse la posibilidad de dejar que algunas de las plantas den semilla para así poder iniciar el proceso desde el principio.
  5. Investigar para saber si existen huertos urbanos en nuestro municipio y si puedes optar a uno de ellos.

L’hort amb Gràcia de Sabadell en El escarabajo verde de La 2

Siempre me he declarado una fan incondicional de L’Hort amb Gràcia de Sabadell, y creo que viendo el reportaje Arad, arad vecinos que emitió en el programa de La 2 de TVE El escarabajo verde, podréis comprender porqué.

Lamentablemente, no todos los huertos funcionan igual de bien ni se respira el buen rollo que existe aquí. La problemática es extrapolable a otras iniciativas hortícolas, ya sean comunitarias, municipales, con fines sociales o de alquiler. Pero si hay necesidad económica, como la que planteaba Lila con su consulta, puede ser una manera de conseguir un trocito de tierra-tierra en la que cultivar. Por lo menos, hay que intentarlo.

Aprovecho para felicitar al equipo de El escarabajo verde por el gran trabajo que realiza. No debe ser fácil hacer periodismo medioambiental en una televisión pública y tocar determinados temas.
De mayor quiero ser como vosotros ;)
¡Saludos!

7 Comments

  • Edmundo dice:

    Acá en Venezuela, iniciar y mantener un huerto está complicado, no hay semillas para esos propósitos, no hay fertilizantes sólo se encuentra urea (nitrogenado) y no hay insecticidas. Vivo en el Estado Carabobo, cerca de la ciudad de Valencia y cuento con un espacio de unos 30 metros cuadrados, en el cual he iniciado un huerto con semillas de productos de supermercados, con la incertidumbre del origen de esas semillas y su eficiencia en germinación, floración y obtención de frutos. Con la ayuda, consejos y trucos de publicaciones de amigos españoles, utilizo desechos vegetales de cocina (excepto cítricos) para abonar el sustrato, igualmente preparo cuanta receta exista para control de plagas y maceración de conchas de plátano y cambur (banana) y quema de madera para el aporte de minerales, hay algunas recetas que no se pueden hacer por la ausencia en el mercado de alguno de los ingredientes. Es difícil tener un huerto con tantas limitaciones, pero la voluntad de hacer es fuerte y si lo que se logra es el fracaso, quedará la grata satisfacción de haber intentado una buena acción. Saludos.

    • No puede imaginarse cuanta tristeza me produce leer su comentario, Edmundo.
      Lo tendré presente para poder divulgar algunas entrevistas que emitimos en el programa de radio en el que se habla de abonos caseros.
      ¿Le han mandado semillas desde España en alguna ocasión? ¿Llegan bien los sobres?

      Saludos

      • Edmundo dice:

        Gracias por tu mensaje Picarona, no podemos recibir semillas por correo ya que está prohibido el envío de vegetales, bajo cualquier modalidad. Saludos.

  • Olga dice:

    Que buen rollo se respira en ese huerto urbano!
    Parece que la burbuja inmobiliaria y sus nefastas consecuencias, también ofrece algunas alternativas positivas para el vecindario.
    Ojala no construyan nunca en ese solar!

  • Me parece fenomenal el enfoque del post y creo que con tiempo, podrías tratar de ampliarlo y concretarlo.
    Mis opiniones al respecto son las siguientes, Creo que la búsqueda de la autosuficiencia tiene todo el sentido actualmente en Caracas, pero no tanto en Sabadell, donde con todo probabilidad, te van a costar menos las verduras del mercado que las que siembres en tu casa. Por ello, en nuestra sociedad y para nuestras ciudades,, propugno más bien, buscar un objetivo moral (y ecológios), que un objetivo económico. Buscar, (en lo posible), una alimentación lo más amplia posible, sana y autentico Km Cero.

    Ello implica dos cosas, buscar en nuestros cultivos, más la calidad que la cantidad y adaptar nuestra cocina, (y nuestro paladar). a lo que la huerta nos pueda producir en cada estación. Quizá terminemos comiendo más repollo de lo que estamos acostumbrados, porque eso es lo que se da mejor en invierno, o tomemos por primera vez borrajas, porque eso es lo que produce nuestro huerto pero que es algo que nunca habíamos tomado.

    Por si sirve de ayuda, yo como norma general doy a los novatos dos consejos, sembrar poco y labrar mucho y buscar obtener variedad hortalizas antes que cantidad. En contra de tu opinión , (posiblemente sea una manía mía), salvo excepciones, (en mi caso, el tomate frito y y la “morcilla vegetal” de berenjena, que a mi me salen claramente mejores que a las fábricas y alguna poca cosa más), no soy partidario de las conservas, pues considero más practico destinar ese esfuerzo y los costes de las conservas a cultivar el huerto, que a matar inevitablemente una parte de las propiedades de las hortalizas. Claro es que siempre puedes tener una cosecha excepcional, que necesitas conservar en parete, pero al menos para mi, esto debe ser un accidente y no algo que busque expresamente, por ello aconsejo quedarse corto en la siembra.

    Saludos

  • Guido Gonzalez dice:

    No veo la complicación… muchos vegetales se dan bien con las semillas que les sacas a ellos mismos y luego en la medida que vayas cosechando irás separando de las mejores semillas para replantar. En cuanto a los nutrientes o fertilizante creo que lo mejor es hacer tu propio compost y todo lo relacionado con plagas puedes atacarlas de manera natural. hay muchas recetas en internet de diferentes métodos para atacarlas. Así que yo pienso que sea en Venezuela o donde sea, perfectamente se puede plantar. Por cierto, por allí vi en internet no recuerdo el link un método que se llama “sembrar en un metro cuadrado” búscalo, se optimiza muy bien el espacio.

Deja un comentario

Your email address will not be published.