Cultiva tu huerto urbano

Cultiva tu huerto urbano » Materiales » Guardar semillas de lechuga, pimiento, berenjena y luffa

Guardar semillas de lechuga, pimiento, berenjena y luffa

13

guardar-semillas-lechuga
Una de las cosas que más me sorprendió en mis primeros años como macetohuertera fué descubrir de qué manera se formaban las semillas en la mayoría de las hortalizas. Algunas de ellas son evidentes porque las vemos al usarlas en la cocina pero, ¿y las de la lechuga, la rúcula o las coles? ¿De dónde salen, cuándo hay que cosecharlas y cómo se conservan?

Hay algo mágico en el momento en que ves que tu primera lechuga empieza a cambiar. Si desconoces cómo es el proceso, te preocupas porque notas que algo raro le está ocurriendo. Hace algún tiempo, una chica lo definió de una manera muy gráfica que adopté rápidamente: “A mi lechuga le ha salido un Alien, ¿qué hago?”. 
Como consumidores, nunca llegamos a ver cómo es una lechuga espigada porque los agricultores las cosechan antes de que lleguen a ese momento de su ciclo vital. Por ello siempre he dejado que almenos una vez, cada una de las nuevas hortalizas que he cultivado llegue a ese momento sorprendente en el que la naturaleza sigue su curso y acabe su ciclo.

Las lechugas empiezan a crecer desde el centro y hacia arriba, formando grupos de flores que cuando se secan se abren dejando entrever unos pelitos blancos. Las semillas están debajo de los pelos, en el interior de la corola y son negras y numerosas.

En el caso de los pimientos hay que dejar que maduren en la planta hasta que se vuelvan rojos y empiecen a arrugarse. Coger las semillas de un pimiento verde significa obtener semillas inmaduras, que es algo que seguro que no queremos. Dejad alguno de los primeros frutos en la mata y olvidaros de él hasta que sea el momento de sacarle las semillas.

Guardar semillas

Hace pocos días os enseñé las berenjenas que estaban ya muy amarillas, esperando a tener un momento para extraer las semillas, he grabado un video en el que podréis ver cómo se hace y así de paso os enseño también la luffa de la que me siento super orgullosa, ¡por fin he podido cosecharla en maceta!

Esta es mi humilde aportación a la campaña Seed Freedom que se realiza estos días a nivel mundial. Porque creo firmemente que cualquiera que cultiva una hortaliza, ni que sea en una maceta, está en su derecho a conservar, regalar e intercambiar esos pequeños tesoros a los que llamamos semillas.
Mañana más, porque el tema da para largo. ¡Saludos!

13 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.