Cultiva tu huerto urbano

Cultiva tu huerto urbano » Recetas » Ya tengo la panificadora, ¿y ahora qué?

Ya tengo la panificadora, ¿y ahora qué?

0


¿Y ahora qué? Pues ahora hay que informarse un poco sobre lo que parece más lioso cuando se empieza, y es la búsqueda de harinas y levaduras apropiadas.

La harina

De entrada, debemos saber que la harina que tenemos en casa para rebozar o hacer pasteles no es la més apropiada para hacer pan en la panificadora.
La podemos utilizar, sí, pero mezclada con harina de fuerza.

Os preguntaréis qué tiene de especial esta harina. Pues un contenido más alto en gluten, que es lo que hace que el pan tenga “fuerza”, de ahí su nombre.
Para ilustrar este mensaje os he dejado una fotografía del paquete de la casa Harimsa, que es en mi caso la única que he encontrado que especifica que es “de fuerza”. Yo la he comprado en Alcampo pero me consta que hay otros centros comerciales donde se puede encontrar.

¿Que no la encuentráis? Pues acercaros a vuestra panadería habitual y pedid que os vendan un poco, la que necesitéis para la primera receta que queráis probar. Mejor si la compráis en una panadería de las de toda la vida que en una de estas que son cadenas superindustriales y donde la dependencia cambia cada mes y no se entera mucho del tema (como me pasó a mi la primera vez, de ahí el comentario).

Podéis ampliar la información sobre los distintos tipos de harina en esta página de la Wikipedia

La levadura

La levadura Royal de toda la vida (la del bote rojo) tampoco sirve para la panificadora. Debemos comprar levadura en polvo especial para panificar o fresca (existe también la opción de hacer lo que se llama masa madre pero de ello ya hablaremos otro día).
La levadura en polvo que se encuentra con más facilidad son las de las marcas Maizena y Vahiné. Son cajitas como las de la levadura Royal pero pone claramente “Levadura para pan” o “Levadura panificable”.
Yo los he vito en Alcampo, Corte Inglés, Carrefour pero no en Mercadona per ejemplo.

En Mercadona lo que tienen es levadura fresca. Está en las neveras y es un paquetito con dos dados como los de Avecrem pero obviamente pone “levadura fresca”.
También podéis comprar levadura fresca en vuestra panadería. Por lo que dicen en los foros que visito sobre el tema, sale mejor de precio y hay quien la congela. Pero yo no lo he probado así que no os puedo decir más.

Preparados panificables

Existen también preparados donde ya viene todo junto: la harina y la levadura. Los más conocidos son los del Lidl (hay varios tipos de integrales y chapata) y también de la marca Harimsa. Es lo más recomendable para empezar pues acostumbran a quedar bien casi siempre. Se añade agua, a la máquina y ya está.

Haciendo el primer pan

Mi consejo es que para hacer el primer pan se sigan al pie de la letra las instrucciones que vengan en la máquina. Normalmente todas las panificadoras llevan un libro de recetas con la del pan básico. Es ideal para estrenarse.

Unos consejos muy importantes

  • Seguid al pie de la letra las instrucciones sobre el orden en el que hay que introducir los ingredientes en la cubeta. Normalmente se indica añadir primero la sal y/o el azúcar y la levadura al final. Esto es porque tanto la sal como el azúcar condicionan el comportamiento de la levadura, como si fuera una reacción química (que de hecho, es!).

  • Aseguraos la jugada trabajando con las medidas exactas de cada uno de los ingredientes.

  • Haced caso del consejo de poner agua tibia o fría según si programáis o no la panificadora. Es importante para que la masa suba correctamente.

  • No abráis la panificadora durante la cocción porque os puede quedar un churro.

Y hasta aquí los consejos para estrenarse con la panificadora. Espero que os sea de utilidad!!!

Deja un comentario

Your email address will not be published.